Claveles

Aunque no estrictamente agrario, pero sí de naturaleza agraria, es preciso destacar el cultivo de flor cortada, en el que Andalucía es la región líder, en el ámbito nacional, con  aproximadamente el 60% de la producción. A principios de los años noventa, la flor cortada en Andalucía conoció una época de apogeo con cerca de 1.500 hectáreas sembradas, concentradas entonces en las provincias de Cádiz (40%), Almería (24%), Granada (15%) y Sevilla (10%). No obstante, es de subrayar el gran retroceso que ha experimentado en todo el territorio nacional, sobre todo en el último año y medio, como consecuencia de la falta de rentabilidad, la crisis económica y la subida del tipo impositivo del IVA que, el 1 de septiembre de 2013, pasó del 8% al 21% con la última reforma fiscal, que ahora va a ser nuevamente modificada para devolver a este producto el tipo reducido tal y como se aplica al resto de cultivos y países comunitarios. Debido a los factores referidos, el cultivo ha retrocedido considerablemente en los últimos años, contabilizándose ahora sólo 200 hectáreas.

En la actualidad, las principales provincias productoras son Cádiz y Sevilla, las cuales concentran el 90% de la producción andaluza en explotaciones normalmente de pequeña dimensión y carácter familiar. Los mini-claveles y claveles son las especies más cultivadas en la región, con aproximadamente el 60% de la superficie, seguidos de los crisantemos.

En Cooperativas Agro-alimentarias de Sevilla, hoy por hoy, por todas las circunstancias anteriormente explicadas, tan sólo existe 1 cooperativa de flor cortada, Las Marismas de Lebrija.